Desinformación durante COVID19

Top 3: Recomendaciones para evitar la desinformación en tiempos del COVID19

Estamos en constante invasión de información. Aproximadamente 2700 millones de personas en el mundo usan un teléfono inteligente, lo que sugiere que, tienen acceso a internet y a consultar cualquier tipo de información al alcance de su mano. Desde el boom de las redes sociales en la década pasada la información se replica día tras día a una velocidad difícil de calcular. Se estima que cada minuto se crean 600 sitios web en todo el mundo, y si tenemos en cuenta que por lo general los sitios web se basan en contenido, estamos hablando de miles de millones de piezas de información que circulan cada día.

Ahora bien, las redes sociales se han convertido en un medio de expresión, cada vez son más las personas que se enteran de lo que está pasando en el mundo a través de estos medios. Es precisamente eso lo que ha pasado durante la pandemia del coronavirus, personas de todo el mundo siguen el minuto a minuto del progreso de la enfermedad a través de medios sociales. La gente comparte información del virus, incluso se ha llegado a hablar de posibles curas. Sin embargo, hoy más que nunca es necesario prestar atención a la información que circula en redes, pues según una observación reciente ⅓ de la población ha encontrado desinformación y noticias falsas sobre el tema en redes sociales.

Lo peor de la desinformación que circula por redes sociales es cuando cae en manos de una persona que le cuesta discernir si la información es verídica o no, y la comparte, no solo a través de sus medios, sino a sus personas cercanas, creando así una bola de nieve de desinformación que crece y que puede llevar a consecuencias graves. Por ello, aquí queremos compartir 3 recomendaciones para evitar la desinformación en tiempos de coronavirus.

1. Validación del medio y de la fuente

Lo primero que hay que saber antes de compartir una noticia, o cualquier tipo de información es validar la fuente, medio o canal. Este debe ser reconocido y debe tener autoridad en el tema. Por ejemplo en este momento una buena fuente es la Organización Mundial de la Salud, o los Ministerios de Salud de los gobiernos. No es suficiente confiar en un medio de comunicación reconocido si no está citando una mayor fuente de autoridad. 

Si la información que usted lee o piensa compartir no proviene de una autoridad es mejor abstenerse de hacerlo. 

“No es suficiente confiar en un medio de comunicación reconocido si no está citando una mayor fuente de autoridad.”

2. Encontrar la autoridad en el idioma local

Muchas veces la desinformación se da por la falta de recursos en un idioma determinado. El inglés es el idioma que lidera el número de contenidos en la web a pesar de no ser el idioma más hablado del mundo. 

Presentemos una situación para ilustrar la importancia de tener los recursos bien adaptados a los diferentes idiomas:

Miguel es un padre cabeza de familia de 54 años, tiene 2 hijos, uno de 10 y el otro  de 12 años, no terminó la secundaria y trabaja en construcción. Un día encontró en Facebook un artículo que decía que para evitar el contagio de coronavirus debían preparar una extraña bebida que incluía alimentos vencidos. Miguel creyó en lo que leyó, preparó la bebida y se la dio a sus hijos. El resultado: sus hijos terminaron en el hospital intoxicados. 

Seguramente, si Miguel supiera cómo identificar información falsa eso no hubiera pasado. Pero tampoco hubiera pasado si Miguel recibiera la información que necesita, en el momento en que la necesita, en el idioma que la necesita. La realidad de Miguel, como la de millones de personas, es que solo hablan su idioma natal (y más en Latinoamérica), por eso las entidades de salud e investigadores se deben comprometer en producir los contenidos en otros idiomas que atiendan a las personas en mayor vulnerabilidad. 

Post recomendado: La importancia de la traducción en tiempos de coronavirus

3. Antes de compartir, hacer un doble chequeo

La desinformación puede desencadenar caos. Antes de compartir cualquier información es necesario validar en al menos dos fuentes de autoridad que el contenido es verídico. Esto es muy sencillo de constatar, se recomienda tener el soporte de al menos dos fuentes confiables que acrediten la información. 

Si bien hay que seguir todas las instrucciones que los gobiernos han dictaminado como estrategia de contención del coronavirus, estar informados es una herramienta que nos va permitir llevar más tranquilamente la situación. Evitar el pánico, y el caos se puede lograr a través del conocimiento adecuado. Así que, antes de compartir valide si la información va a ayudar a las personas que lo siguen.

Si necesita traducir sus recursos de salud, en TecSalud tenemos un servicio dedicado a suplir esta necesidad. Contáctenos y asegúrese de llegar con contenido relevante a quienes más lo necesitan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba