Especialidades Telemedicina

3 ejemplos de cómo la telemedicina beneficia a especialidades médicas que necesitan la consulta presencial

Uno de los mayores temores con la efectividad de la telemedicina es el examen físico que requieren obligatoriamente algunas especialidades. Si bien se han hecho muchos adelantos y se han utilizado un sinnúmero de tecnologías que han hecho realidad que el paciente no tenga que desplazarse a ver al médico, aún hay varias especialidades que por su misma naturaleza necesitan de un examen físico más especializado. 

Sin embargo, hemos encontrado que estas especialidades pueden ser híbridas y que si bien sí se necesita de un primer examen físico el resto del tratamiento puede realizarse por telemedicina. (Dependiendo del diagnóstico).

Urología: Inmersos en una nueva era en donde la medicina colaborativa, el internet de las cosas, el uso de big data para la toma de decisiones es el nuevo normal, esta especialidad altamente quirúrgica tiene una oportunidad importante de incluir la telemedicina en sus procesos al ofrecer seguimiento remoto a los paciente. Con cuestionarios elaborados el especialista estaría en la capacidad de ofrecer entrevistas que permitan deducir qué tan bien avanza el tratamiento, o qué cuidados extra el paciente debe acatar.

Cirugía Plástica: Hay dos usos inmediatos de la telemedicina en la cirugía plástica. El primero hace referencia a cirugías en remoto de urgencia, que es cuando un médico guía a otro en un proceso quirúrgico. Sin embargo, lo más común es el seguimiento post quirúrgico a pacientes. Aquí, la telemedicina es esencial pues dentro de la gran mayoría de recomendaciones posteriores a una cirugía plástica está el descanso del paciente. No tenerlo que hacer desplazarse es un beneficio gigantesco, y por el contrario facilita la asistencia médica remota en donde incluso se puede evaluar a través de fotos, y videos el progreso de la cirugía.

Otorrinolaringología:  Al ser una especialidad que por lo general necesita de exámenes adicionales, e imágenes, puede  apoyarse de la telemedicina sobre todo para hacer tamizaje y de acuerdo al diagnóstico de la teleconsulta, permitir al paciente agendar una cita de acuerdo a la prioridad. Al igual que las anteriores, el uso se extiende en el seguimiento del tratamiento. Pero algo que llama la atención, es la capacidad de descongestionamiento de los servicios médicos especializados.

A pesar de que estos usos se han impulsado debido a la pandemia del Covid-19, se estima que la telemedicina sea uno de los cambios que generó la crisis y que se instalarán en las nuevas dinámicas sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba