Translation in Telemedicine

La importancia de la traducción en telemedicina

Desde que se decretó la emergencia sanitaria causada por el COVID-19 en marzo de 2020, la mayoría de países de Latinoamérica y El Caribe entraron en estrictas cuarentenas y con ello se han establecido nuevos hábitos y nuevas prácticas en lo que se conoce como la “nueva normalidad”. 

Entre ello, el exponencial uso de la telemedicina. Por ejemplificar, Doc-Doc una aplicación que funciona en Colombia aumentó en 423% la demanda de teleconsultas. Otro ejemplo es 1DOC3 que opera en México y Colombia, y en este caso el aumento fue del 700%

Si bien la transformación digital en salud es algo que vienen adelantando todos los países de Latinoamérica y El Caribe, es imperativo empezar a considerar nuevos retos que se deben cubrir para ofrecer una buena experiencia al paciente, en la que realmente se fomente el bienestar y la salud de las personas.

Entre ellos está la traducción en la telemedicina… pero… ¿qué significa?

Supongamos que un paciente en El Salvador  necesita de una segunda opinión remota y el especialista (como es común) está en Estados Unidos. Podría existir una barrera idiomática que entorpecería la consulta. En este caso el uso de intérpretes remotos y de traducción de recursos es una alternativa para el éxito de la consulta. Siendo importante también considerar la adaptación de términos médicos, indígenas o unidades de medida.

Comunidades indígenas

Aún así el reto va mucho más allá. Otros escenarios en donde la traducción de recursos en salud es útil es en el acercamiento con las comunidades indígenas. En muchas ocasiones, un líder comunitario es quien gestiona los procesos de telemedicina con la comunidad, poder entregar, el contenido y los recursos en salud al menos en español, para que luego el líder comunitario expanda ese conocimiento con la comunidad es esencial.

Video interprete

Existe una tendencia que está tomando fuerza en Estados Unidos y que se puede extender en Latinoamérica y El Caribe cuando se planeen los esfuerzos colaborativos de telemedicina con el país del norte. El Video de Interpretación Remota (VRI en inglés) es una alternativa para conectar paciente-médico-intérprete y llevar a cabo una teleconsulta sin barreras idiomáticas. Esta práctica también funciona en llamada triple y simultánea y es una opción cuando existen problemas de acceso a internet y dispositivos móviles como tablets.

Si bien la telemedicina tiene beneficios enormes como la descongestión de servicios a especialistas, agilidad en la toma de una teleconsulta, optimización de procesos administrativos médicos, construcción de una comunidad médica, prevención, acceso, calidad, y seguridad en la salud de los pacientes. Se debe planear con antelación una respuesta ante posibles barreras idiomáticas que puedan aparecer, aquí una estrategia de traducción en el proceso de telemedicina tendrá mayores y mejores beneficios para los pacientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba